16 de octubre

Día Mundial de la Alimentación
Cómo mejorar nuestra alimentación en tiempos de aislamiento

El aislamiento puede ser una gran oportunidad para cocinar más en casa y enseñarles esta actividad a nuestros hijos, para que aprendan hábitos saludables desde pequeños. Te acercamos algunas recomendaciones.

El contexto actual, caracterizado por el brote de COVID-19, ha cambiado mucho nuestros hábitos normales de alimentación:

- Al no salir de casa, la mayoría de las personas estamos cocinando más que antes, comiendo casi todas las comidas en nuestro hogar y pidiendo menos delivery.
- Sin embargo, el hecho de que una comida se cocine en casa no siempre significa que sea más saludable, y no todos tienen la misma oportunidad de preparar comidas con ingredientes sanos.
- En muchos casos, además, el encierro y la incertidumbre genera ansiedad, lo que repercute aumentando el atractivo por los alimentos altamente procesados, que duran más que los frescos, contienen azúcar, grasa y sal.

 

El aislamientopuede ser una gran oportunidad para cocinar más en casa y enseñarles esta actividad a los niños para que aprendan hábitos saludables desde pequeños. 

¿Cómo sostener un equilibrio en la alimentación? 
- Te recomendamos que las preparaciones incluyan legumbres, cereales integrales, frutas, verduras y grasas saludables para fortalecer el sistema inmune contra infecciones.
- Consumir por lo menos 5 porciones de frutas y verduras al día (se recomienda frutas que se puedan ingerir con cáscara y verduras que se consuman crudas)
- Evitar la sal y los alimentos que la contengan en grandes cantidades: embutidos, alimentos enlatados, salsas, aderezos procesados, etc.
- Incorporar pan integral al desayuno para mejorar el sistema digestivo
- Consumir avena para favorecer el tránsito intestinal, y reducir los alimentos altos en almidones, que lo complican y causan estreñimiento
- Aumentar el consumo de fibra a través de cereales integrales, avena, granola, salvado de trigo
- Tomar entre 6 y 8 vasos de agua para evitar la deshidratación
- Incorporar aceite de oliva, girasol o canola a las ensaladas
- Reducir el consumo de arroz blanco, papas, fideos, pan blanco y queso

 

Sumado a las recomendaciones para llevar una alimentación más sana en casa, te sugerimos practicar diariamente ejercicio físico.