Alergias

Se acerca la primavera, y con ella el temor a las alergias

Entre fines de agosto y diciembre aumentan las consultas por alergias respiratorias. Sin embargo, existen distintos tipos que persisten durante todo el año.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la alergia es una reacción exagerada del organismo al tomar contacto con sustancias que provienen del exterior. Esas sustancias provocan una reacción alérgica y son conocidas como alérgenos. Pueden llegar a nuestro organismo ya sea por inhalación, por ingestión o por contacto de la piel con el elemento alergénico.

 Hay diferentes tipos de alérgenos y diversas maneras de tomar contacto con ellos: 


Pese a ser muy molestas, por lo general, las alergias no son complicaciones graves, pero sí pueden acabar en cuadros más complejos. Las reacciones alérgicas pueden ser leves o graves. La mayoría de ellas consiste sólo en la molestia que causa lagrimeo, picazón en los ojos y algunos estornudos. En el extremo opuesto, las reacciones alérgicas pueden poner en peligro la vida si causan una repentina dificultad respiratoria, un mal funcionamiento del corazón y un acusado descenso de la presión arterial.

 

¿Cómo podés prevenirte?

 Evitá la exposición a agentes alérgenos. Esto puede suponer:

 - dejar de usar un determinado medicamento o producto

- renunciar a tener un animal en casa

- no consumir cierta clase de alimentos

- evitar el humo del tabaco

 En el caso de que no estés diagnosticado/a pero sospeches que podés tener alergia, es recomendable que acudas a tu médico de cabecera. ¡No te automediques! Siempre debe ser el médico quien determine qué tipo de antihistamínico es el adecuado.

 - Cuando no puedas evitar totalmente el contacto con el alérgeno,reducí la exposición al mismo. Por ejemplo, si sos alérgico/a al polvo de la casa podés eliminar las alfombras y cortinas que acumulen ácaros; cubrir colchones y almohadas con protectores plásticos; quitar el polvo y limpiar las habitaciones con un paño húmedo y con bastante frecuencia; usar aire acondicionado para reducir la alta humedad interior que favorece la multiplicación de los ácaros del polvo.

- Y si estás diagnosticado de alergia, debés permanecer alerta ante cualquier indicio de agravamiento de los síntomas y acudir al médico en caso de empeoramiento.